Más Búbal

Lo que se llaman tajos es muy motivante, incluso para el alunado que viene de realizar trabajos mucho más duros y durante mucho más tiempo en la rama de forestal. Los informáticos están respondiendo de maravilla y no quieren quedarse atrás, así que los monitores de la mañana están encantados porque al ser la última semana hay que dejar el pueblo lo mejor posible. Hay una persona de mantenimiento que es el único que vive en el pueblo durante todo el año.

Los tajos pasan por la recogida y explicación de los datos de la estación meteorológica, surcos  y canalizaciones que recogerán el agua durante el invierno, limpieza de caminos, limpieza de establos (solo quedan ovejas, conejos y gallinas), compostera y residuos y cortar leña, leña y leña.

Limpiando un camino que discurre a la vez que un río, ambos llegan o nacen desde la la sierra que tenemos al lado y la pendiente del camino por aquí las llaman rompechulos. Solo con dos días en un programa de estas características ya no quedan  chulos y todas las personas cooperan.

Ayer los mismos educadores de los tajos que están de 8 a 3 de la mañana, hicieron una performan después del almuerzo simulando y contestando a preguntas de varios grupos como si fueran el alguacil, contrabandista, señora del pueblo, maestro y pastor. De esta manera se conoce la casa museo que el pueblo tiene.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buscador

  • Categorías

  • Etiquetas

Suscripción al blog

Recibe notificaciones a tu correo cada vez que se publique un post:

Delivered by FeedBurner