De Erasmus por Dakovo (IV)

Hoy ha sido un día muy especial…. ya que hemos tenido la oportunidad de conocer de cerca, a través de una gente con la que ya no tenemos calificativos para expresar la amabilidad con la que nos tratan, de qué manera se puede trabajar por levantar una comunidad, región, pueblo o país (que cada cual le llame al lugar donde vive como quiera) mediante el trabajo que cada uno o una realiza de forma anónima.

Dakovo está situado en una región duramente castigada a nivel económico en los últimos años. Por lo que nos han contado, hace un tiempo (no muy lejano) era una de las regiones más ricas de Croacia y sin embargo, en la actualidad, la falta de oportunidades (léase trabajo, economía, etc.) está haciendo que muchas personas marchen a otras zonas del país o a países próximos, en busca de lo que aquí no pueden conseguir.

Por ello, en el ámbito educativo radica uno de los elementos más importantes para hacer “comunidad” y en este sentido, proyectos como el que hemos tenido oportunidad de conocer hoy de primera mano, son seguramente el único camino hacia un futuro mejor.

Hoy nos hemos desplazado a la “Elementary School Bupdrovci”, centro educativo de primaria con más de 100 años de existencia, donde el alumnado de “Braca Radic” de tercer curso de estudios de comercio, ha interactuado con niños y niñas de 10 años en un proyecto de emprendimiento a través de la creación de un logotipo, merchandising, cuñas de publicidad, catálogos, listas de precios, etc., con exposición final incluida, sobre unos productos que los “pequeñajos” ya habían elaborado en las últimas semanas, todo ello en un ambiente constante de cooperación y colaboración.

La idea es que “germinen las ideas” en los jóvenes “niños/as” como los que hoy hemos visto trabajar, para que en futuro lideren proyectos… los suyos propios (proyectos de vida) y seguramente, en mayor o menor medida, los de su entorno social, laboral, etc.

No debemos olvidar que los países que habitualmente llamamos de los Balcanes, no hace mucho sufrieron una guerra en la que Europa miró durante mucho tiempo para otro lado, hasta que llegó un momento en que la vergüenza no cabía en nuestro interior.

Estos días hemos visto que las relaciones entre los países implicados (Croacia, Bosnia, Serbia…) no son buenas… que las heridas siguen estando abiertas, pese a los años transcurridos… que intentan avanzar hacia un futuro mejor sin mirar mucho atrás y todo ello pese a que sino hay preguntas de por medio, nadie te cuenta… por que lo vivido, seguramente, supera con creces (creces inimaginables), lo que con palabras se puede expresar.

Hoy en la cena Iban ha contado a Zlata, lo que ha pasado en nuestro país. Imaginamos que para ella seguramente no dejará de ser una anécdota con respecto a lo que ha podido vivir o conocer en un pasado no muy lejano, pero en todo momento se le ha visto esa cara de preocupación por lo que hechos como este, pueden representar para el futuro. A veces no es necesario manifestar una opinión, ya que nuestro semblante siempre nos delata.

Hoy, el mediodía nos ha sacudido con la sentencia de “la manada”. Tristeza, indignación… (pon el calificativo  que quieras). Justo habíamos llegado de ver los proyectos de futuro, de como una comunidad se esfuerza a través de lo más sencillo en tratar de seguir adelante…. y una vez más , los avanzados, (los europeos que hace unos años no quisimos mirar de cerca), nos autocastigamos y nos frenamos a nosotros mismos las oportunidades de ser una sociedad mejor, como queriendo mostrar que todavía no nos hemos llenado de suficiente vergüenza.

Hoy es un día que ha pasado de ser muy especial, a ser muy triste. Hoy es un día en el que desde donde estamos, percibes que muchas personas que viven en nuestra comunidad, no conocen el término “sufrimiento”. Que desde su “atalaya” dictan normas en base a textos no adaptados a una sociedad del siglo XXI. Igual los que tienen que venir de Erasmus a Croacia son aquellos que hoy han dictado sentencia. Igual tomando distancia, escuchando lo aquí vivido, sean capaces de entender un problema, que hoy, no debería ser un problema, porque la lejanía que muestran con la realidad social, no puede ser más evidente.

Hoy es un día triste. En nuestra mano está cambiarlo. Por eso hoy nos despedimos con la única imagen posible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buscador

  • Categorías

  • Etiquetas

Suscripción al blog

Recibe notificaciones a tu correo cada vez que se publique un post:

Delivered by FeedBurner