Charla sobre Japón

El miércoles 17 de enero pasado, el alumnado de FPE recibió la visita de un sacerdote, Cirilo Orradre, que ha vivido 45 años en Japón, y que les contó de primera mano cómo es la vida allí.

Les habló sobre la sociedad japonesa, destacando la respetuosidad de los japoneses y su efectividad en el trabajo pero también  señaló  que  viven en una sociedad demasiado exigente lo que les lleva a no ser muy felices. Algunos japoneses de hoy en día llegan al extremo de no querer  salir de casa, son los llamados: ¨Hikikomoris¨, jóvenes que necesitan ayuda psicológica para vivir en en sociedad .

El sistema educativo japonés es una réplica del americano. En japón no hay analfabetismo y el porcentaje de personas universitarias es de un 70 %. En el colegio, se aprenden los “Kanjis”  o caracteres japoneses, desde los 7 años pero, al ser tan numerosos (1800 ), deben ser aprendidos poco a poco, unos 120 cada año escolar. Cada ” Kanji” tiene un significado diferente, y  contó el chiste de cómo la palabra “guerra” , que en japonés se escribe:     , es escrita por los japoneses mediante la figura de tres mujeres          ( tres mujeres juntas= la guerra).

En japón, se practican todos los deportes pero el más importante, es el Sumo, que es su deporte nacional. El Sumo es un reflejo de la sociedad, por eso, así  como en el mundo laboral, el jefe de las empresas “Sacho” no puede equivocarse, en el Sumo, el “Yokosuna”, campeón absoluto de los “Somotoris”, no puede perder. Si lo hacen, ambos son despedidos, uno del trabajo y otro de mundo del deporte.

En cuanto a la vida personal, según Cirilo Orradre, los japoneses viven en casas pequeñas, desordenadas y poco acogedoras por lo que los después del trabajo no van directamente a casa sino que pasan su tiempo libre en los bares, bebiendo “sake ” (vino de arroz) o cerveza. La comida es muy buena, comen mucho pescado crudo,”sashimi”, “sushi” y salsas como: “soyu” (salsa de alubias) y “wasabi”. Un plato muy común en Japón es el “ramen” (una sopa de fideos, carne de cerdo y verduras), y por supuesto, el arroz cocido, que para ellos es como nuestro pan.

Según este sacerdote, el hecho de que América, tras la segunda guerra mundial prohibiera a Japón tener un ejército propio, ha tenido unas consecuencias favorables para su desarrollo en educación y tecnología. Al no tener gasto en armamento y ejército, Japón ha podido invertir en investigación, convirtiéndose así en un país pionero en tecnología punta, muy adelantado respecto a los países de Occidente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buscador

  • Categorías

  • Etiquetas

Suscripción al blog