DUBLIN EXPERIENCE

Tras idas y venidas de exámenes, incógnitas sobre mi nivel de inglés, cálculos matemáticos con tanto numero rojo y extensas dudas acerca de lo considerado más conveniente para nuestro futuro próximo atendiendo a las ventajas y desventajas de realizar prácticas en el extranjero, pulse el botón play y allí me encontraba en la popular calle O´Connel Street ante el famoso monumento Spire cuya tremenda longitud me acercaba al azul de ese cielo que rara vez puede disfrutar de esa claridad esta ciudad gente por todos lados gran parte de ella jóvenes con prisas derrochando entusiasmo y belleza por supuesto, del otro gran pedazo del sweet cake que componen guapas extranjeras que se anidan aquí para llevar a cabo también sus Erasmus y en el cogollo de todo el ingenioso rescate de sensaciones yo y mis compañeros allí estábamos efervescentes como unos chiquillos por recibir su regalo de cumpleaños deseando conocer nuestra casa, dejar nuestros aposentos y volar investigando cada recodo de lo que nos rodeaba.

Todo pasó intensamente fugaz.Todavía se puede observar el brillo de nuestros ojos en algunas de las ennegrecidas fachadas que se cruzaron ante nuestro rayo visual.

Hoy solo quedan “13” días exactamente para que nuestros ojos vuelvan a brillar pero por la humedad que la nostalgia, pena y también alegría por volver a la realidad generaran en nuestras ampliadas y repletas pupilas.

Nuestra estancia aquí ha soportado días de penurias en los que te sientes incomprendido, no valorado, e incluso de algún modo decepcionado todo esto originado por choque entre los trenes que transportaban lo esperado y lo ocurrido hasta que uno aprende a sacar la chispa de las llamas originadas tras el accidente de dicho choque. Y es que reírte de una situación en la que te sientes Paco Martínez Soria en la ciudad derivado de uno de esos días que tu lengua se traba y nadie te entiende no tiene precio y así poco a poco hemos ido desenterrando lo bueno de lo malo consiguiendo disfrutar de nuestras compañías y compañeros donde no desarrollábamos todos los conceptos que quisiéramos cantando y creando canciones subido en un Luas que día a día demora 1 hora de mi tiempo y que sangra mi bolsillo. Disfrutando de romances express tras una noche en la que lo más caro es una de las pintas que te han llevado a ese fantasiante estado y no el prestigioso, fresco y dulce perfume que te persigue en cada beso que la afortunada por haberse topado contigo en la presente noche te concede y así… visitas a diferentes lugares de la geografía de este país y más y más y más emociones y momentos que llevaremos adheridas a nuestras mentes el resto de nuestra existencia dan un increíble reconocimiento a esta inolvidable (DUBLIN EXPERIENCE) en la que hemos sacado a la luz nuevos internos descubrimientos que nos servirán y mucho en cada nuevo paso de aquí en adelante pues no ha sido fácil pero lo será más a partir de ahora.

Millones de gracias a todos los que lo habéis hecho posible, y of course a los Erasmus que compartís, habéis compartido y compartiréis mis rarezas y mis tonterías. Sin vosotros esto no habría sido de colorines sino en blanco y negro.

Por siempre junto a Dublín y sus pasatiempos os tendré en mi MEMORIA

Sois unos CRACKS!!!!!!!!!!!!!!

by John Dark

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buscador

  • Categorías

  • Etiquetas

Suscripción al blog

Recibe notificaciones a tu correo cada vez que se publique un post:

Delivered by FeedBurner