Empate triunfal

La Brújula mantiene su culo virgen


panorama del encuentro
Crónica de una nueva victoria (moral)

Por Javier Mtez de Zuñiga

Vivimos pendientes de un hilo, con un gobierno inútil y una oposición de la señorita pepis. Ya lo veniamos avisando en esta crónica, que los pisos iban a bajar de precio, que iba a llegar la deflación, que Kyril de Bulgaria y Rosario Nadal se iban a separar… Hemos sabido que el próximo año el estado no será capaz  de colocar la deuda y todo el sistema reventará. Y para colmo Maribel Verdú, por la que no parecen pasar los años, ha declarado que Rubalcaba (si te vuelve te la clava) le pone. En estas horas oscuras necesitamos más que nunca el ejemplo de héroes que con su lucha inspire al pueblo. Y gracias a la Brújula Mecánica, a su continua búsqueda de la excelencia y a su lucha incansable en el terreno de juego la sociedad tiene un espejo ejemplificante donde mirarse. Los antiguos heroes portaban escudos y empuñaban espadas; ahora los nuevos héroes de nuestro tiempo portan balones y empuñan la técnica con una clara determinación: dar al contrario una lección de humildad. Una humildad que como muchas otras virtudes al equipo de profes le sale por la orejas. Pasen y lean.

Fieles a nuestro estilo y a nuestra línea, pasamos ahora a relatar los hechos desde un punto de vista totalmente neutral, sin adjetivar y manteniendo una distancia equilibrada respecto a los dos equipos.

¡Gloria a los héroes inmortales!
¡Loor y gloria a los profesores que una vez más lograron mantenerse invictos ante las hordas de camioneros que ayer trataron de acabar con su racha triunfal! Pasamos a mostrar el comunicado enviado por el mando oficial:
En el día de hoy, cansado y desanimado el ejercito estudiantil, han alcanzado las tropas docentes sus últimos objetivos futbolísticos. La guerra NO ha terminado
Arrosadia 20 de Octubre de 2009, curso de la victoria.
El generalísimo: ¡Pardo!.
Una fecha que permanecera en la infamia para los alumnos que ayer creyeron que iban a ser los primeros en ganar a los profes. La inocencia propia de su edad les reserva muchas frustraciones en años venideros.

Convocatoria
La presión sobre los partidos se hace cada vez más insoportable para los profes. No se ha perdido ni un solo partido, así que en el remoto caso de que haya una derrota si esta coincide con alguna ausencia pueden sacarse conclusiones peligrosas. Ayer el ausente era Abilio, y de forma algo cínica esperaba que una eventual derrota pusiera en evidencia que su puesto en la medular es poco menos que imprescindible; despidió a sus compañeros con un fraternal y escueto: “a ver si perdéis”. Esta situación provoca que todos los convocados se conciencen de la importancia que tienen todos los partidos y salen a jugarlos como si fuera una final, ya sean los jugadores con canas y gintonis o los de bajera y cubata.

El rival

un verdadero ejercito...

En honor a la verdad, a la que honramos como se merece en cada crónica, el rival de ayer era un equipazo formado por la chavalería de primero de transporte. Un grupo de aguerridos futbolistas con técnica, físico desbordante y más altos que la portería. Ya en el entrenamiento hacían alarde de su poderío tirando a puerta desde el centro del campo y colándola por la escuadra. Los profes ya los miraban acojonao y alguno incluso mojó la pantaloneta al ver el percal. Encima el escenario impresionaba: la ciudad polideportiva de Jose María Iribarren sin duda el marco ideal para un duelo en la cumbre y un escenario propicio para la épica.

El partido

Como en los viejos tiempos, los alumnos salieron a por todas y los profes empezaron algo agarrotaos, tratando de aferrarse a su juego sin volverse locos. Pero los alumnos tiraban mucho del ritmo del partido y no tardaron en ponerse por delante, con goles increíbles por la escuadra. Estaba claro que no se podía dejar tirar a puerta a los chavales ya que su equipo estaba plagado de cañoneros letales. Por contra la  delantera de la brújula se estrelló una y otra vez con un nuevo portero revelación: una auténtica araña negra que no daba opción al remate y que sin duda evitó que los profes se pusieran por delante.

Igor, perro de presa en la medular

En líneas generales fue un partido de mucha ida y vuelta en el que los profes trataron de imponer su ritmo asegurando pases y no arriesgando hasta no cruzar la divisoria. El problema era que una vez creada la ocasión chocaban con un guardameta imbatible o con unos postes que parecían multiplicarse. Por fortuna para la Brújula tenían un infiltrado en las filas enemigas que con cierta frecuencia entregaba el balón en la medular, lo que propició muchas ocasiones de gol. Sin embargo, tuvieron que esperar hasta el final para remontar el partido en un par de ataques que esta vez sí, Pardo culminó de cabeza (va en serio) con lo que se redimió de su mediocre actuación y se convirtió en el verdadero heroe del partido. Marcó, tomó el balón y dijo a los alumnos groseramente:  “hala chavales, ya podeis pasar por el vestuario con la pastilla de jabón” .

Luego en el insti para las 16:31, Pardo interrumpió el claustro para relatar SU victoria, que no fue tal, pero como reza el lema de la Brújula, … el empate es la gloria…

Deja un comentario