Probablemente, la mejor mermelada del mundo

Probably, the best wild berry jam in the world.

Tras un paseo por Belabarce, en los límites del pirineo navarro encontré frambuesas y fresas silvestres. En lugar de echarlas a un yogur (ya está muy visto) se me ocurrió probar a hacer una mermelada y mostrar el proceso. ¿El resultado? no tengo palabras, solo empacho.

1. Recogida en botellín de emergencias (de medio litro).

Recogida de frambuesas y fresas del bosque

2. Se precisa un cazo, azúcar opcional y si se desea, agua.

ingredientes

3. Se pone al fuego y se echa azúcar al gusto. La mermelada del super tiene un 50% de azúcar. No hace falta tanto. Lo justo para quitar la acidez del fruto, salvo que lo prefieras tal cual.

mezcla

4. Se remueve y se deshace poco a poco.

remover

5. Aunque parezca muy líquido y poco consistente, al enfriarse se pone algo más densa.

embotar
6. Servir en marco agreste apropiado, por ejemplo con Ezkaurre al fondo.

servir

7. Postear en alviento y dar envidia al personal.

Notas para los tikismikis.

Al mezclar fresas con frambuesas las pepitas de estas últimas no molestan tanto. Sí, la mantequilla era de la buena y el café de Costa Fría, mezcla (solo 25% de torrefacto) y molido para cafetera italiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buscador

  • Categorías

  • Etiquetas

Suscripción al blog

Recibe notificaciones a tu correo cada vez que se publique un post:

Delivered by FeedBurner