La vida te lleva por caminos raros,

Diarios de motxileta (y XIV)

tarragona05-39.JPGpor la esquina más perdida de los mapas, por canciones que tú nunca has cantado, la vida te mira con los labios pintados, te elige y se larga con otro (Quique González).

Otra canción que toquetea el picaporte del recuerdo, que despierta un/otro viaje. Y por un momento (lo que duren estas líneas y un vistazo o tres a las fotos mientras González canta, susurra y entona) la cabeza se exilia a Tarragona.

Como a nosotrxs como nos gusta andar, pues anduvimos y furgoneteamos (toma palabra). Concretamente por 3 zonas y media: la ruta del cister une 3 monasterios: Santes Creus (L’Alt Camp), Poblet (la Conca de Barberà) y Vallbona de les Monges (el Urgell); en la Conca de Barberá con Montblanc (a 40 de la capi) y su entorno montañoso; en el Priorat zona Monsant, zona Siurana; y las playas al norte de Tarragona capital y antes de Torredembarra (la media).

Estuvimos en otra ocasión en un cocktel travesía-casa rural. Y es que hay partida mientras uno de los dos lo impida. En esa ocasión no tocamos el Priorat pero sí Tarragona DF. Este es el resumen por zona del mix.

L’Alt Camp

Zona de viñedo (cava), de calçotada (imposible) de parrilla (y especias). La capi Valls a 20 de ésta está es famosa por sus castellers, nosotros no le vimos muchos más. Anduvimos por los alrededores de Santes Creus, sitio que merece la pena, y desde sus cercanías hasta Mº de Poblet pasando por Montblanc (el total desde S Creus son 35 km). Terreno eminentemente llano, salpicado de tierra vuelta, vides y cierto frescor con alguna vuelta de agua, era entrado el otoño. Para pasar a la zona Montblanc hay que atravesar el coll de Prenafeta.

gr175-171tarragona-2.JPGgr175-171tarragona-3.JPGgr175-171tarragona-4.JPGsantescreus.JPG

la Conca de Barberà

En esta zona Montblanc, a 40 de la capi, merece la pena por sí sola y hace buena pareja con Poblet, en donde vides y cereales conforman el paisaje que rodea el célebre monasterio. También hay una cueva (Font Major) en las cercanías que parece turística en la Espluga de Francoli.

fuenteferropoblet.JPGviñaspoblet.JPGgr175-171tarragona-15.JPGtarragona05-45.JPG

Desde Poblet, aparte de recibir la ruta cister, tiene paseos a los montes cercanos donde hay varios miradores. El de la pena, con una vista envidiable de toda la conca, está de camino hacia les Prades (es GR). En el trayecto que va de Montblanc a Poblet (en la ruta cister) la ermita de St. Joan y la Santíssima Trinitat.

Desde Montblanc sale una carretera que sube a Rojals en este lado de las Muntanyes de Prades. De vegetación muy variada, con magníficas panorámicas, con zonas y rutas de senderismo.

montblanc.JPGdesdeelmiradordelapena.JPGmontblanc.JPGgr175-171tarragona-9.JPG

El Priorat

Al otro lado de Prades y un poco para abajo (para entendernos). Zona de tintos, de tierra seca, rojiza, de moles graníticas.

Dentro del Priorat en una zona eminentemente rocosa está la Sierra de Monsant con senderos que suben pasean por sus alturas y bajan (desde Morera de Monsant). En uno de esos promontorios cercano y tras un puertillo que atraviesa zonas de escalada casi al pie de un embalse (toma frase sin ninguna coma) está Siurana. Merece la pena por las vistas, por el pueblico y por el camino. Una leyenda cuenta…

siurana.JPGsiurana.JPGmorerademonsant.JPGmonsant.JPG

Tarragona

A veces no esperas casi nada de una visita y al hacerla ésta te sorprende. Así ocurrió con Tarragona deefe. Romana hasta las trancas, con su paseo hacia el mar. Da la sensación que se acerca de cara al mar y luego se vuelve sin saludar y cuando miras por el espejo retrovisor ya no está. Dedícala al menos una mañana y si puede ser de las de día de labor.

mercadotarragona.JPGzonapuertotarragona.JPGtarragona-36.JPGtarragona-48.JPG

Playa llarga al norte, una vez pasado la puerta de , es un buen sitio para pasar la noche de furgoneteo y para dar un paseo en un día de casi lluvia, por ejemplo. Siempre hay un trozo averiado del día que no puedes borrar pero te gustaría.

playallarga.JPGplayallarga.JPGtarragona05.JPGplayalarga.JPG

Ah! y en l’Argilaga, cerca también de entrar en L’Alt Camp y donde estuvimos alojados, hay un restaurante aconsejable sea o no temporada de calçotada.

Esto es lo que dio de sí el viaje, el que recuerdo. Esto es lo que ha dado de sí su ataque. Hasta su vuelta esperaré a que termine sola la locura y te haré una perdida. Te esperaré en el coche con las llaves puestas y las luces encendidas.

P.D. Como aquel que se bajó a sacarle información al barman y se largó haciendo eses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buscador

  • Categorías

  • Etiquetas

Suscripción al blog

Recibe notificaciones a tu correo cada vez que se publique un post:

Delivered by FeedBurner